Huesca

Es el momento Huesca

Refugios de montaña

Aragón cuenta con 16 refugios en los que se puede sentir el contacto con la naturaleza y compartir experiencias con otros excursionistas

Dormir en un refugio de montaña es una de esas experiencias que quedan marcadas en la memoria tanto si se es un montañero experimentado como si no. También llamados albergues de montaña, sirven para resguardar y alojar montañeros, alpinistas o excursionistas en las montañas.

Aragón cuenta en la actualidad con los siguientes refugios:

· Refugios de alta montaña  con acceso a pie: Renclusa, Llauset, Estós, Ángel Orús, Góriz, Bachimaña y Respomuso

· Refugios de alta montaña y con acceso carretero: Balneario Panticosa, Pineta, Lizara y Gaberdito.

· Refugios de alta montaña  con acceso por pista: Bujaruelo, Biadós y Linza

· Refugios de media montaña  con acceso por pista: Montfalcó Refugios de media montaña y en población: Riglos.

Cada uno de ellos está situado en un entorno especial y permiten a los montañeros y excursionistas realizar rutas de larga distancia o en una gran altitud sin tener que volver al punto de partida.

Prácticamente aislados del mundo exterior, el usuario de este tipo de refugios siente un contacto total con la naturaleza, tanto durante el día como por la noche cuando aparecen en el cielo miles de estrellas brillantes.

Por último, otro aspecto destacable de los refugios de montaña es el ambiente familiar que se forma en ellos. Y es que después de un día lleno de actividad, no hay nada como compartir una cerveza o una cena en mesas compartidas con otros excursionistas.

Vive la aventura

Huesca está plagado de escenarios perfectos en los que poder practicar deportes y actividades de aventura

Huesca es lo más parecido a un parque atracciones de los deportes y actividades de aventura. Su oferta de actividades para todas las edades y en cualquier estación del año es tan extensa como lo que se puede imaginar.

El Pirineo Aragonés cuenta con numerosas estaciones de esquí en las que practicar todo tipo de deportes de nieve. Desde clásicos como el esquí alpino, de travesía o con raquetas hasta otros más extremos que llevarán la adrenalina a un punto de ebullición.

Por otro lado, los amantes de las alturas encontrarán en Huesca las mejores paredes, montes y vías ferratas. Para expertos y para principiantes, de máxima dificultad o de relativa sencillez, las montañas de Huesca esconden multitud de zonas preparadas para la escalada.

Huesca posee además con miles de rutas para practicar senderismo en cualquier época del año. En este deporte la adrenalina se suple con un contacto directo con la naturaleza.  Y es que muchos de los bellos paisajes de Huesca son para descubrirlos pausadamente.

La caza y pesca son dos actividades muy ligadas a la naturaleza de gran tradición en Huesca gracias a sus espesos bosques de y las aguas bravas de sus ríos que facilitan su práctica. Así la mayoría de poblaciones pirenaicas cuentan con cotos de caza –mayor y menor. Unos públicos y otros privados.

Y si lo que se busca es practicar el running, en Huesca se desarrollan grandes trails y una abultada agenda de carreras que recorren la provincia de Norte a Sur.

Patrimonio gastronómico

Los amantes del buen comer encontrarán en la gastronomía de Huesca clasicismo y modernidad en un mismo plato.

El patrimonio gastronómico de la provincia de Huesca es contundente y ante todo muy variado, propio de una tierra marcada por altas montañas y extensos valles que mantenían a sus poblaciones aisladas durante meses por los rigores del clima.

Una gastronomía hecha a sí misma, de subsistencia, provista del mercado de abastos que le ha brindado la propia tierra y que ha sabido adaptarse a los tiempos para ofrecer clasicismo y modernidad en un mismo plato.

Hablamos de carnes, verduras, pescados o legumbres… componentes todos ellos del credo de una cocina que en estos momentos se encuentra en una etapa de transición entre dos siglos.

Huesca está más que preparada para un turismo cada vez más exigente, y la existencia de tres Estrellas Michelín en la capital son plena garantía de una variedad y, sobre todo, de una calidad que se extiende por el resto de la provincia.

Pero si lo que el turista busca es el producto típico, el sabor local, el extenso territorio altoaragonés te sirve desde el más tradicional ternasco de Aragón, los boliches de Embún o el tomate rosa de Barbastro hasta las setas en sus infinitas variedades o la trufa negra de Huesca. Todo ello regado con caldos de grandes bodegas y de una denominación de origen que se ha ganado a pulso el reconocimiento internacional.

Cartuja de las Fuentes

La Diputación de Huesca organiza visitas guiadas a este relevante conjunto arquitectónico con la distinción de Bien de Interés Cultural.

En 2002 el Gobierno de Aragón otorgó la distinción de Bien de Interés Cultural a la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes y en 2015, ya como propiedad de la Diputación, comenzaron las obras para su recuperación.

Gracias a esta actuación es posible, en la actualidad, disfrutar la sobria y austera arquitectura cartuja que, sin embargo, esconde ricos lugares como la Iglesia, la sacristía, el claustrillo, las capillas o la fachada.

Se trata de un recinto de unas cinco hectáreas formado principalmente por la iglesia, el pequeño claustro, parte del gran claustro y los restos, en su mayor parte en ruinas, de las celdas.

El valor de este conjunto desde el punto de vista arquitectónico es muy relevante, más si se tiene en cuenta que la parte escultórica del mismo fue realizada por Carlos Salas Vilaseca, y que la parte pictórica está compuesta por más de dos mil metros cuadrados de pinturas murales distribuidos por paredes y techos de la iglesia  conventual, claustro de capillas y otras dependencias del inmueble.

Se trata de una de las mayores manifestaciones dentro del panorama de la pintura barroca aragonesa, no solo por su extensión, coherencia, significado y calidad, sino también por constituir la obra fundamental de fray Manuel Bayeu, que la desarrolló durante más de treinta años.

Con la intención de que los ciudadanos puedan conocer un aspecto más de la historia de Huesca la Diputación Provincial organiza visitas guiadas para conocer tanto la Cartuja de las Fuentes como la evolución de las obras de recuperación que se están llevando a cabo.

Rutas Históricas

Huesca recomienda dos rutas recientemente recuperadas y que discurren por atractivos y variados paisajes: Via Arán-Pirineos y Camino San Urbez

Vía Arán – Pirineos

Recientemente, se ha recuperado el sendero Vía Arán-Pirineos, una ruta histórica que viene de Francia y que se dirige a Santiago, pasando por Roda de Isábena. Para ello se han adecuado sus más de 246 kilómetros -repartidos en un total de 14 etapas- que se promocionan conjuntamente bajo el genérico Aran-Pirineos Camino de Santiago.

El Camino entra en Aragón por Montanuy –en la cuarta etapa-, y por tierras ribagorzanas continúa la ruta hacia Bonansa, Beranuy, Isábena, Capella, Graus y La Puebla de Castro, desde donde parte hacia el Somontano por El Grado, Barbastro y Berbegal.

El recorrido incluye puntos emblemáticos como el Monasterio de Obarra, Roda de Isábena, Torreciudad o el Monasterio del Pueyo de Barbastro, en un recorrido con tantos atractivos medioambientales como patrimoniales.

Camino San Úrbez

Esta es una ruta senderista homologada como GR 268 que sirve de comunicación entre el Pirineo, Pre-Pirineo y la Hoya de Huesca. Recorre bellos, valiosos y variados paisajes, y conecta el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido con el Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, así como muchos pueblos y despoblados de la Huesca más desconocida.

El itinerario enlaza la ciudad de Huesca con la ermita de San Úrbez, ubicada en la entrada al cañón de Añisclo, en uno de los espacios más emblemáticos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El GR 268 es un sendero de 93 km que discurre por atractivos y variados paisajes, magníficos bosques, gargantas, cortados y elevaciones, pueblos detenidos en el tiempo con una arquitectura civil y religiosa de gran valor. El nuevo sendero turístico atraviesa las comarcas del Sobrarbe, el Alto Gállego y la Hoya de Huesca.

Suscríbete a nuestro Newsletter

La dirección de correo electrónico del suscriptor.
¿Quieres mantenerte al día de los nuevos destinos para ti?
Indícanos tu email