Formentera, Islas Baleares

La isla que querrás conservar no solo en tu memoria.

Una isla sostenible

Formentera es una muestra de que la protección y la buena convivencia entre residentes y turistas es posible.

Este paraíso natural de Baleares lleva años apostando por salvaguardar su patrimonio ecológico y seguir un modelo de turismo verde, compatible con el desarrollo turístico, a través de importantes iniciativas, prácticas y campañas de sensibilización.
  
El objetivo es proteger su característico paisaje mediterráneo que combina zonas dunares con grandes bosques de pinos, sabinas y enebros. Sin olvidar, por supuesto, sus largas y doradas playas bañadas de aguas cristalinas. 

Otro aspecto a destacar de Formentera es su extraordinaria biodiversidad. La isla posee una flora y fauna muy variada, con más de 210 especies de aves censadas que han encontrado en este pequeño paraíso una zona favorable para anidar.  

Proyecto Save Posidonia
Desde hace 5 años, el Consell Insular de Formentera lleva a cabo el Proyecto Save Posidonia, un programa pionero de recaudación de fondos destinado a proteger la planta marina más antigua del mundo y concienciar sobre la importancia vital de estas praderas submarinas.

Formentera también tiene en marcha otras iniciativas medioambientales más recientes como el proyecto Formentera.eco que busca reducir la presión sobre las carreteras locales regulando el tránsitos de vehículos dentro de la isla. 

Todas estas iniciativas son una muestra de que la protección y la buena convivencia entre residentes y turistas es posible. Formentera es un extraordinario ejemplo de equilibrio entre la protección del patrimonio natural de la isla y el crecimiento turístico.
 

Playas únicas y aguas turquesas

Formentera ofrece una belleza propia de los destinos más exóticos pero con todo tipo de servicios y comodidades.

En cuanto se desembarca en Formentera,  el viajero queda cautivado por la belleza natural del entorno y por ese característico aire de paz y tranquilidad que lo envuelve todo.

Formentera es un auténtico paraíso rodeado de aguas transparentes y color turquesa que evocan latitudes tropicales. La belleza única de sus aguas se debe a la presencia de la pradera de Posidonia oceánica más grande del Mediterráneo, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1999.

Ya en tierra, la isla ofrece kilómetros y kilómetros de playas de arena blanca que garantizan la distancia social, y con ella unas vacaciones sin estrés ni aglomeraciones. Tanto en la cala más solitaria como en el más largo de los arenales es posible disfrutar de paz y tranquilidad en un ambiente natural y preservado de la masificación.

Y es que si algo hace diferente a Formentera del resto de destinos mediterráneos, es la belleza de su litoral y la ausencia de construcción en la mayor parte de su costa.

La apuesta de la isla por un desarrollo sostenible, ha hecho posible que hoy en día se pueda disfrutar de unas playas de belleza paradisíaca pero con todo tipo de servicios y comodidades.

 

 

Las mejores rutas a pie, pedaleando o a caballo

Los más de 32 itinerarios permiten recorrer Formentera con tranquilidad y sin agobios

Formentera es un isla especial y única. Pequeña dimensiones (apenas 83 km2 de superficie y 20 kms de un extremo a otro) pero grande en atractivos naturales para disfrutar al aire libre.

Un buen ejemplo de ello son sus 130 kms de Rutas Verdes repartidos en 32 itinerarios para realizar a pie, pedaleando o a caballo. Estas permiten admirar con tranquilidad y sin agobios el particular paisaje de la isla.

Otra ruta para disfrutar tanto a pie (1h 20 minutos)  como en bicicleta (20 minutos) es el itinerario Ornitológico del Camí des Brolls en el perímetro del Estany Pudent, uno de los humedales de mayor valor biológico.

En él están censadas más de 200 especies de aves migratorias, acuáticas y marinas, entre los que destacan los elegantes flamencos. Sin duda, un lugar de ensueño para los amantes del birding.

Y como colofón final a tanta actividad física, nada mejor para relajarse y descansar los pies que un buen chapuzón en alguna de las calas y playas de la isla. ¿A que apetece?

 

Una isla llena de cultura

A lo largo del año Formentera acoge interesantes eventos culturales de diversas disciplinas

Cine, fotografía, nuevas tecnologías…  Formentera también es cultura, tal y como lo demuestran la gran cantidad de eventos culturales que acoge a lo largo del año. Estos son algunos de los más interesantes:

Formentera 2.0 son unas jornadas de cultura digital, nuevas tecnologías y comunicación dirigidas a personas curiosas y amantes del mundo digital que quieran compartir talento y conocimientos en un espacio cercano. Las jornadas se desarrollan en diferentes espacios de la isla que facilitan la interrelación entre los asistentes.

Formentera Astronómica invita a disfrutar durante un fin de semana de la observación del universo a través de actividades de interés como charlas temáticas, talleres infantiles o juegos de realidad virtual. La baja contaminación lumínica de Formentera convierte a la isla en un destino ineludible para los amantes de las estrellas.

El Foro Save Posidonia se realiza bianualmente y su objetivo es poner en valor el esfuerzo de Formentera por convertirse en un destino sostenible que apuesta por el ecoturismo.

Los aficionados al yoga, la meditación o el fitness no pueden perderse Formentera Zen, un evento de tres días dedicados al bienestar físico y emocional. De la mano de los talentos más destacados de las diferentes disciplinas, el encuentro permite a los asistentes enriquecerse a través de charlas, talleres y masterclasses.

Formentera Fotográfica es un festival de fotografía con aforo reducido pensado para la isla de Formentera. Propone cinco días de inmersión fotográfica junto a reconocidos profesionales del sector, aficionados de la imagen y/o interesados en la cultura visual. Un punto de encuentro idóneo para inspirarse, compartir conocimientos y vivir el patrimonio de la isla a través del objetivo.

Formentera Film Festival es una original cita cinematográfica al aire libre, gratuita y autónoma en el que puede verse una estupenda selección de cortometrajes, documentales y videoartes.

Puedes consultar las fechas de todos estos eventos en www.formentera.es o agendaformentera.cat

 

Un paraíso vacacional para toda la familia

Formentera es un destino perfecto para disfrutar de unas vacaciones activas con niños

Alejada del mundanal ruido y de apariencia salvaje, Formentera no solo es un destino para aquellos que quieran reencontrarse consigo mismos o para parejas de enamorados. También las familias encontrarán aquí su propio paraíso vacacional.

La menor de las Pitiusas es un destino perfecto para niños gracias a las múltiples actividades que pueden llevarse a cabo. A continuación damos algunas pistas para disfrutar en familia de unas vacaciones sanas, naturales y… ¡activas!

Formentera es el escenario ideal para disfrutar del juguete preferido de la mayoría de los niños: la bicicleta. La isla cuenta con 32 itinerarios verdes de todos los niveles con los que realizar paseos en bicicleta en familia.

Otra increíble forma de conocer Formentera es a caballo. La isla ofrece la oportunidad de realizar excursiones a caballo con niños a partir de 10 años. Una experiencia increíble que estamos seguros les costará olvidar.

El agua es otro de los grandes divertimentos de los más pequeños. Al estar rodeado de ella, son muchos los deportes acuáticos que los niños pueden practicar en Formentera: paddle, snorkel, kayak, vela… Solo tienen que elegir el que más les guste.

Y si lo que se busca es despertar su curiosidad por la naturaleza, el Centro de Interpretación de Can Marroig ofrece una serie de experiencias sensoriales como oír los diferentes sonidos de la naturaleza, tocar variadas texturas de animales y plantas, etc.

Una isla con mucho sabor

¿Puedes una isla paradisíaca como Formentera cautivar también por el paladar? La respuesta es sí.

Formentera apetece, no solo por sus playas salvajes y románticos atardeceres, sino también por el olor y sabor de su gastronomía que nos guía hacia otra dimensión emocional.

A nivel gastronómico, una de las imágenes más sorprendentes que ofrece el paisaje de la isla son las de las tiras de pescado colgando de ramas de sabina. Es el Peix Sec (pescado seco), uno de sus principales productos autóctonos e ingrediente estelar de la Ensalada payesa.

La cocina típica de la isla está ligada al modo de vida tradicional, marcado por el vínculo con el mar y la agricultura de secano, lo que da lugar a recetas tradicionales como Frit de polp, Calamars a la bruta o Bullit de Peix...  Auténticas delicias culinarias que alcanzan la excelencia maridadas con los vinos de sus dos bodegas: Cap de Barbaria y Terramoll.

Otros productos de proximidad que pueden degustarse en Formentera son la miel (de romero o tomillo), los higos secos, el queso fresco (de cabra y oveja) o el bescuit (pan de prolongado horneado).

En definitiva, Formentera apuesta por la gastronomía slow food y pone en valor su cocina tradicional con productos autóctonos, incluidos los propios vinos de la tierra.

Patrimonio y cultura

Pese a su pequeña extensión, Formentera cuenta con un atractivo patrimonio que merece la pena visitar

Conocida por el magnetismo de sus paisajes naturales, la isla también esconde toda clase de vestigios históricos que dan cuenta de que ya desde la antigüedad fue un punto del Mediterráneo a tener en cuenta por muchas civilizaciones.

Así, sus tres conjuntos históricos son Sant Francesc Xavier, Sant Ferran de ses Roques y el Pilar de la Mola. En todos ellos el epicentro y edificio más relevante es la respectiva iglesia parroquial.

De visita obligada son sus dos icónicos faros: Es Cap de Barbaria y el Faro de la Mola. El primero forma parte del imaginario cinematográfico colectivo gracias a la película ‘Lucía y el sexo’ de Julio Medem. El segundo se sitúa sobre un acantilado a 120 metros sobre el nivel del mar, convirtiéndose así en uno de los puntos más atractivos de la isla.

Formentera cuenta, además, con un sistema de torres defensivas repartidas a lo largo de la costa que servían en el siglo XIX para protegerla de los piratas. Todas ellas se sitúan en puntos geográficos estratégicos y a suficiente distancia para que pudieran comunicarse mediante señales de humo, incluso con la isla vecina. En total son cuatro: Sa Gavina, Punta Prima, Garroveret o Pi des Catala, cuyo interior puede visitarse.

Por último, uno de los elementos arquitectónicos más curiosos que encontramos en el paisaje de Formentera, son los molinos, elemento esencial de la vida campesina del pasado donde lo que proporcionaba el campo era el principal medio de subsistencia.

Para llevarte el mejor recuerdo de la isla, no puedes dejar de visitar estos lugares emblemáticos

Programa de televisión

De la mano de Carlos Bernús, gerente de promoción turística, descubrimos sus playas y rutas verdes. Formentera es puro bienestar.

Enlaces de interés

Escapada de dos días desde Ibiza

¿Quieres darte un baño en las aguas turquesas de Formentera? Participa en el sorteo y gana dos noches de hotel con desayuno, degustación gastronómica en un restaurante local, dos días de vehículo de alquiler y traslados en ferry desde Ibiza.

Participa en el sorteo

Participa en el sorteo*

* Solo una participación por persona

Sorteo finalizado

Suscríbete a nuestro Newsletter

La dirección de correo electrónico del suscriptor.
¿Quieres mantenerte al día de los nuevos destinos para ti?
Indícanos tu email